Asociación Cooperadora

  • Arreglos

Reseña histórica de la Asociación Cooperadora del Hospital Pedro Fiorito

La creación de la Asociación Cooperadora del Hospital Pedro Fiorito fue sin duda uno de los logros más importantes de la gestión del Director Dr. Moisés Malamud, quien contó con la inestimable colaboración de dos ilustres vecinos: Arquímedes Campari y Alberto R. Fiorito.

Su presentación en sociedad fue el 13 de noviembre de 1956 en el club Pueblo Unido, ubicado en la calle Lavalle 23 de la ciudad de Avellaneda, que tuvo la gentileza de ceder sus instalaciones. El Dr. Malamud abrió el acto con una breve disertación, en la cual dejó sentados los motivos que llevaron a su fundación al suministrar datos referentes a la importancia del Hospital Fiorito para la comunidad y mencionar además, que la inversión de la comuna para asistencia médica de la población ascendía a 15 millones de pesos por año, de los cuales aproximadamente unos 13 millones eran destinados para gastos directos del Hospital. Malamud estimó que durante el año 1955 fueron evacuadas en los consultorios externos unas 175.000 consultas, cifra equivalente a la mitad de los habitantes del Partido. Y de los 7.000 nacimientos ocurridos en toda Avellaneda en ese mismo año, la tercera parte fueron atendidos en la Maternidad del Hospital.

Y continuó diciendo: "El llamamiento que se ha hecho al vecindario para nuclearse en una Asociación Cooperadora no obedece a la existencia de dificultades económicas. El Estado, bajo la forma de gobierno comunal, cumple con su obligación primaria, que es su deber elemental y no se piensa substraerlo a esa obligación, ni reemplazarlo. Lo que se piensa, es completar su obra, porque creemos que nadie merece su propia felicidad sino hace algo a favor del prójimo. Lo que se propone es agregar calor humano a la atención rutinaria que se mueve entre notas y expedientes.... como dicen los ingleses, con entusiasmo de humanidad".

En ese mismo acto de fundación se aprobaron los Estatutos. De acuerdo con ellos, la Asociación Cooperadora está dirigida y administrada por una Comisión Directiva compuesta por un presidente, un vicepresidente y veintidós vocales, once titulares y once suplentes. El mandato de cada uno dura dos años a partir de la fecha en que fueron elegidos en Asamblea General Ordinaria. Los años pares se renuevan el presidente y once vocales y los impares el vicepresidente y los otros once vocales.

La Comisión Directiva debe hacer una reunión por lo menos una vez al mes. En cada una se hace un resumen de lo actuado en materia de ingresos o egresos. A ellas asiste como mínimo la mitad del cuerpo colegiado y el Director del Hospital, en calidad de asesor.

Desde el momento de su inauguración, la Asociación Cooperadora ha cambiado de lugar físico en dos o tres ocasiones, pero siempre se mantuvo en las cercanías del acceso al Hospital. Sus oficinas contienen los mismos muebles desde 1956.

En 1962, durante la presidencia de Bartolomé Chiessino, se incorporó un Gerente con funciones de Director Administrativo. La primera persona en ocupar dicha función fue el Sr. Galán. Desde 1992 el cargo está eficientemente cubierto por el Sr. Roberto Méndez.

En diciembre de 1967, el Intendente de la Revolución Argentina (I.R.A.) Cnel. Carlos Alberto Muzio (R.E.) por expediente interno 6008/67, intentó intervenir la Asociación Cooperadora del Hospital Fiorito. El Presidente de la Asociación, Don Francisco Valcarce, en una extensa nota en respuesta a la intención del titular del Palacio Municipal, hizo hincapié en el carácter independiente de la entidad respecto del poder Municipal, Provincial, Nacional o Militar. La caracterizó como una institución con personería jurídica y por lo tanto la "intervención" no podía tener lugar por ilegal y antirreglamentaria. Sin embargo, para salvaguardar la continuidad de la Asociación Cooperadora como colaboradora del Hospital, Valcarce eleva su renuncia como Presidente, siendo reemplazado |por Bartolomé Chiessino. Su alejamiento no duraría mucho, ya que en 1969 fue reelecto en el puesto.

A principios de 1984 se creó una Subcomisión de Damas, que se disolvió en octubre de 1991. Algunas de ellas eran cónyuges de miembros de la Comisión Directiva. Este grupo de mujeres actuaba en colaboración con la Asociación Cooperadora, conseguía y repartía leche entre los niños internados en Pediatría, entregaba regalos a las internadas en el Día de la Madre y organizaban desfiles de modelos y festivales artísticos para recolectar fondos, entre otras actividades puntuales.

En 1999 se modificaron los estatutos y se incorporaron los llamados Socios Honorarios, aquellos que por determinados méritos personales, donaciones o servicios prestados a la Asociación, se hayan hecho merecedores de tal distinción. Son designados por la Asamblea General,

Los Recursos

A lo largo de su existencia, las distintas comisiones de la Asociación Cooperadora concentraron sus esfuerzos en la obtención de recursos. Con ese fin se han organizado a través de las décadas distintos tipos de eventos, como cenas, festivales artísticos o torneos de canasta, entre otros. De la misma manera se abrió una conscripción de socios, que en el presente suman, aproximadamente, 5.000 y constituyen la fuente de ingresos más importante.

Desde 1989, en virtud de las Ordenanzas 8135 y 8136 dictadas por el Honorable Concejo Deliberante de la Municipalidad de Avellaneda, participa con un porcentaje de las ganancias de la ex agencia de apuestas de carreras situada en Monseñor Piaggio 165, que comparte equitativamente con A.L.C.C.A. (Ex L.A.L.C.E.C.) y las Asociaciones Cooperadoras de los Hospitales Presidente Perón, Vecinal de Wilde y Materno Infantil "Ana Goytía".

La Dirección Provincial de Lotería y de acuerdo con lo dispuesto en el Decreto 5309/90 y La Ley 11.018, el Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires en fecha 10 de Abril de 1992 y de acuerdo al Convenio previo firmado el 04/02/1991 otorga a nuestra entidad, ASOCIACIÓN COOPERADORA DEL HOSPITAL FIORITO, la explotación de una sala de BINGO identificada con el nº 21, resultando autorizada a su explotación, siendo este el principal ingreso de nuestra institución.

La entidad también recibe un canon por la explotación de la confitería que se halla en el patio del Hospital. El primer kiosco-bar, de menor tamaño y ubicado al lado de dicha confitería, fue construido por la Asociación e inaugurado el 7 de diciembre de 1963. Su función original era la venta de placas radiográficas y papel para electroencefalogramas a precios muy accesibles. Hoy contamos con un RestauranteBar producto de una licitación pública donde se establecía que el adjudicado debía realizar la construcción haciéndose cargo de los gastos que la misma demande, dicha construcción pasó al patrimonio del hospital. Durante la década de 1980, gracias a un convenio con las autoridades municipales, administró el cobro del estacionamiento de las calles aledañas al Hospital.

Además de estos recursos, se recauda dinero a través de un Bono Contribución (voluntario), instaurado desde la década de 1960 y adquirido por la gran mayoría de los pacientes que consultan. En su trayectoria de 55 años de vida al servicio del Hospital Pedro Fiorito, la Asociación Cooperadora ha recibido donaciones de todo tipo (aparatos médicos, diversos elementos, medicamentos, dinero), de parte de entidades bancarias, industriales, comerciales, asociaciones barriales, escuelas, clubes, sociedades de fomento, partidos políticos, etcétera. Incluso hubo varios Directores del Hospital y muchos Jefes de Servicio que donaron su sueldo completo a la entidad.

Muchos recuerdan aún las participaciones de los miembros de la Asociación Cooperadora en programas radiales y televisivos de gran audiencia para recaudar fondos. Por el año 1962 participó en La Campana de Cristal, un programa televisivo solidario que se emitía por el Canal 7 y cuyo conductor era el reconocido periodista Augusto Bonardo. Las entidades participantes debían realizar tareas, una especie de "prendas" que se daban a conocer con una semana de anticipación.

Al programa concurrió el Sr. Jorge Valdés, presidente de la Asociación Cooperadora; María A. C. de Arias y Carlos Radrizzani, por el Club de Leones; María E. Garobbio, por los jóvenes de Avellaneda y Liliana Freire por la Escuela Normal.

La primera tarea fue realizar íntegramente una monocopia. La hizo el renombrado artista local Rafael Muñoz. La segunda tarea consistía en presentar en el programa un mínimo de 10 escritores que hubiesen obtenido premios destacados. Con la adhesión de la Sociedad Argentina de Escritores (S.A.D.E.) los esforzados representantes del Fiorito consiguieron treinta y tres además del Director del Museo de Arte de París, M. Jean Cassou, que se encontraba casualmente en Buenos Aires, de la talla de Jorge L. Borges, Francisco L. Bernardez, Horacio E. Ratti, Fermín Estrella Gutiérrez, Manuel Mujica Lainez, Carlos A. Erro, Max Dicmann, Ricardo Molinari, Jose E. Clemente, Jose P. Barreiro, Córdoba Iturburu, Pedro M. Obligado, Silvina Bullrich, Beatriz Guido, María de Villarino, Adolfo de Obieta, Jose L. Lamiza, Gustavo García Saravia, Héctor J. Miri, Luciano Rottin, Jose Armanini, Antonio Gilabert, Celia Poletti, Jorge Masciangioli, Marcos Victoria, Marta Lehman de Silva, Bernardo Canal Feijoo, Gloria Alcorta, Dalmiro Sáenz, César Maginni, Osvaldo H. Dondo y Silvia Guerrico.

Dentro de la segunda tarea también había que presentar seis libros antiguos y raros. Con la colaboración de Oscar Carbone, miembro de la Academia Nacional de la Historia, poseedor de una de las bibliotecas más grandes del país, los delegados del Hospital mostraron diez ejemplares. En la tercera tarea, como muestra de adhesión de los obreros de Avellaneda, un grupo de ellos armó un cajón de madera en apenas tres minutos.

La cuarta y última labor consistió en la interpretación de la obertura de Tosca de Puccini por parte de la Orquesta Sinfónica de la Escuela de Conjunto Orquestal de la Municipalidad de Avellaneda, compuesta por 60 ejecutantes, bajo la batuta del Maestro José Rodríguez Fauré. El premio otorgado por la empresa patrocinante del programa fue de 100.000 pesos y el monto obtenido por donaciones en efectivo y en especies ascendió a 647.000 pesos.

El 28 de junio de 1969 el Hospital Fiorito participó por primera vez del programa de TV Sábados de la Bondad, compitiendo contra la Casa del Teatro. El Hospital estuvo representado por el Director, el Dr. Antonio Mollo, Monseñor Juan Tumini por el Obispado de Avellaneda, Reverenda Madre Filomena Lacuna por la Congregación San José, el Jefe del Servicio de Guardia Dr. Rogelio Cortizo, Bartolomé Chiessino, Horacio Alonso, Francisco Mauro (Presidente, Tesorero y Vocal de la Asociación Cooperadora, respectivamente) y las voluntarias Oliva E. de Mauro, Dra. Elsa Samperio y Thelma M. de Rodriguez Giménez.

El cuestionario incluía preguntas sobre boxeo, cine, historia argentina y fútbol, y sólo en el programa el Hospital consiguió reunir 24.950.174 pesos, mientras que la Casa del Teatro recaudó menos del 20% de esa suma. Este "triunfo", lo hizo acreedor del millón de pesos que regalaba el canal al ganador.

Durante esa emisión la Dirección del Hospital lanzó la campaña "Un litro de pintura", a través de la cual solicitó a los vecinos su colaboración con un litro de pintura para pintar la fachada y diversas salas del establecimiento. El resultado fue colosal.

En el transcurso de la década de 1980, el Fiorito volvió a participar en dos oportunidades del programa. En la primera, el 16 de junio de 1984, compitió con el Hospital Pirovano de la Capital Federal. Recaudó alrededor de 1.400.000 pesos argentinos, además de alimentos no perecederos y una significativa cantidad de aparatología e instrumental suficientes para cubrir las necesidades del Hospital.

En la segunda aparición, apenas un año después, el 8 de junio de 1985, compitió con el Hospital Muñiz, también de la Capital. La Asociación Cooperadora formó una subcomisión integrada por los miembros de la Comisión Directiva Domingo Luna, Vicente Varela, Pablo Peloni, Vicente García Morán y Alejandro Moris para organizar la participación en el programa y vender bonos contribución a distintas empresas comerciales, industriales, clubes, sociedades de fomento y público en general. Asimismo, se solicitó a los alumnos de las escuelas del Partido su colaboración para recaudar fondos ese día, proveyéndole una alcancía a cada uno. En este tercer episodio de Sábados de la Bondad se recaudó un total de 9.131.580 pesos argentinos, cifra con la que se pudieron realizar numerosas obras, como por ejemplo la remodelación del Pabellón de Clínica de Mujeres y la adquisición de diversos equipos de diagnóstico y tratamiento.

Destino de los fondos

La Asociación Cooperadora dedicó sus 55 años de existencia a invertir los recursos recaudados en el mejoramiento del Hospital y a tratar de dar el máximo confort al paciente internado. Para cumplir esas tareas, no sólo ha multiplicado sus esfuerzos para adquirir los elementos faltantes o reponer aquellos gastados o descompuestos, cuya lista es tan extensa que es prácticamente imposible mencionarla en estas líneas, sino que también ha puesto su máximo empeño en el progreso científico del personal médico y técnico a través de la creación de premios científicos y de cursos de idiomas.

La actitud benefactora y constructora de la Asociación Cooperadora ayuda a todo el Hospital. Todas las áreas y todos los Servicios reciben muebles, instrumental, electrodomésticos, artículos de confort, equipos para diagnóstico y tratamiento, útiles, libros, refacciones de salas, reparaciones de elementos tecno-científicos, de ambulancias, etcétera. La Cooperadora incluso ha abonado -y lo hace actualmente- sueldos de técnicos y de secretarias hasta su ingreso en el presupuesto del Hospital y ha auxiliado a pacientes indigentes cada vez que ha podido. Más aún, en las últimas décadas ha jugado un papel trascendente en la reconstrucción del Hospital y su colaboración fue decisiva para lograrlo.

Uno de los objetivos primordiales de la Asociación Cooperadora es la integración del Hospital a la Comunidad. En los primeros años de vida de la entidad, era muy frecuente que médicos del Fiorito dictaran clases o cursillos a una nutrida concurrencia de vecinos y estudiantes en distintas entidades de bien público, sociedades barriales, sociedades de fomento, escuelas, clubes, etcétera.

En el sentido inverso, la Cooperadora también estimuló la integración de la Comunidad con el Hospital. Así, logró que maestros y alumnos de las diversas escuelas del Partido de Avellaneda se acercaran en forma voluntaria a las salas del Hospital, para enseñar dibujo, guitarra y alfabeto Braille, entre otras disciplinas, a los enfermos que lo pidiesen. Del mismo modo, enseñaban a leer a niños y adultos analfabetos, proyectaban películas y se ocupaban de la lectura y debate de libros o revistas, etcétera, en un programa denominado "Escuela a la Medida". Con la colaboración del Club de Leones, incluso obtuvo un equipo motorizado para pasear a enfermos por la ciudad.

En el comienzo de su actuación, propició la creación de un Banco de Sangre y un Club de Dadores de Sangre, colaborando con el Jefe de Hematología Dr. Armando D'onofrio; un Consultorio Jurídico, con la atención de los abogados Dres. Sotelo y Monroy; un Servicio de Asistencia Social cuya primera asistente fue la Sta. Margarita Calvento y un curso de voluntarias para asistencia social dictado por la Asistente Social Felisa Favelukes de Kohan (los alumnos eran en su gran mayoría, estudiantes de la Escuela de Enfermería).

La Asociación Cooperadora también se encargó de contratar a la primera Nutricionista del Hospital, la Sta. Dirse Lanata, el primer paso para la formación de un Servicio de Dietética, creado en ese mismo año de 1958. Financió la publicación de la revista El Practicante, editada por los practicantes del Hospital, y emitió un Boletín Informativo que se imprimía en los talleres Artes Gráficas de Bartolomé Chiessino.

En abril de 1957 realizó un Concurso de Dibujo, en el cual Guillermo González Ruiz, Roberto Seijo y Jorge Melillo obtuvieron el primer, segundo y tercer premio respectivamente.

En 1961, organizó el Concurso "Cumpleaños en el Hospital", que invitaba a hacer carteles, postales y cartas para los enfermos que cumplían años durante su internación. Se recibieron 1200 trabajos de alumnos de 20 escuelas del Partido. Las recompensas consistieron en un Primer Premio de tres órdenes de compras de libros y 1.000 pesos, un Segundo Premio de una orden de compra de libros y 500 pesos, y 32 medallas.

En octubre de 1973 instituyó el "desayuno gratuito" para los dadores voluntarios de sangre.

Desde el año 2006 edita la revista "Fiorito Salud", nacida por una necesidad de la Cooperadora para hacer conocer a sus socios, a las instituciones de Avellaneda, al cuerpo médico y personal del hospital, como así también, a los vecinos de Avellaneda acerca de las obras, adquisiciones de instrumental médico y toda la gran obra que realiza la Cooperadora a favor del Hospital Fiorito, además contiene entrevistas realizadas a personalidades del nosocomio.

El...............se designa Director de la revista al Dr. José Cichelli, quien actuando totalmente ad honorem consiguió plasmar y hacer posible el lanzamiento de la revista que se edita cada dos meses habiendo alcanzado en el mes de Agosto de 2011 la publicación número 29. Actualmente, las entrevistas, redacción, fotografía y diseño se encuentran a cargo del sr. Hugo E. Tempesta.

En diciembre de 2008 la Asociación Cooperadora editó el único libro de la historia del hospital -"El Fiorito. La historia nunca contada de un joven de 90 años"- escrito por médicos del establecimiento quienes donaron los derechos de autor a la Asociación.

El peso de las innumerables obras realizadas a través de los años no hace más que poner de relieve la importancia de la Asociación Cooperadora en el mantenimiento de la excelencia social, científica y humana que ha caracterizado al Hospital Pedro Fiorito desde su fundación en 1913. Esperamos que esta tarea encuentre continuadores que sigan trabajando en el futuro por el bien común del pueblo de Avellaneda.


Ir Arriba
Revista Fiorito
Revista Fiorito
Revista Fiorito
Revista Fiorito

2012 - Hospital Fiorito - Av. Belgrano 851 - Avellaneda - Buenos Aires - Tel: (011) 4201-7109 // 4229-9879 - Contacto: coopfiorito@yahoo.com.ar